Vie. Abr 19th, 2024

Fue a la vera del mar,
a medianoche.
Supe que estaba Dios,
y que la arena y tú y el mar y yo
y la luna éramos Dios.
Y lo adoré

“En el mundo no hay nada más sumiso y débil que el agua. Sin embargo, en atacar lo que es duro y fuerte, nada puede superarla.”Nunca podría permanecer lo suficiente en la orilla; el sabor del aire del mar sin contaminación, fresco y libre era como un pensamiento fresco y calmadoTenga el hábito de levantarse temprano los fines de semana. ¿Por qué perder tanto tiempo en la cama? El silencio de la noche, que remodela la confusión del día. Como si la noche fuera luz

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies