Mié. Jun 19th, 2024


Si todos los días de la semana fueran sábados, las personas serian más felices. Lo único malo del sábado es despertar el domingo con una fuerte resaca. Pasar toda la semana planeando el sábado para al final quedarte todo el día durmiendo. Después de un ajetreado sábado, no queda más que utilizar la poca energía que queda en tu cuerpo para respirar y tal vez parpadear, eso es todo.

«Hay muchos caminos pero solo un viaje»“Las hojas caídas en el suelo son la canción dorada de la creatividad inmortal”
UN ÁRBOLJuan Ramón Jiménez describe aquí ‘Las tardes de invierno’

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies