Todas las entradas de: admin

JUEVES SANTO. SEMANA SANTA 2020

El recuerdo de los sucesos de la Pasión de Cristo, narrados en los evangelios canónicos, congrega las principales celebraciones litúrgicas y manifestaciones de devoción popular durante los días de Jueves Santo y Viernes Santo. Complemento de los ritos que tienen lugar dentro de cada templo, las procesiones de imágenes y la gastronomía propia de Cuaresma se mantienen como costumbres; en los tiempos contemporáneos mayormente como tradición cultural y como reclamo patrimonial y artístico para descubrir las localidades que atesoramos esta oferta.

En siglos precedentes las meditaciones sobre la Vida de Jesús acrecentaron el deseo de dar vida de nuevo, a través de las artes, al sufrimiento de Cristo, y para instrucción de creyentes propiciaron actos sacramentales, obras teatrales de contenido religioso y moralizante, que junto con la predicación sirvieron de inspiración a escultores, pintores, orfebres y músicos.

¿Qué vemos por las calles un Jueves Santo y Viernes Santo?

El desfilar de figuras escultóricas y una suerte de dramatizaciones alusivas a las estaciones, o pasos, del Vía Crucis protagonizado por Cristo, el líder sacrificado para triunfar como liberador del mundo. / Jueves Santo es la jornada donde se sitúan episodios como el Cenáculo; Jesús lava los pies a sus discípulos e instituye el sacramento de la Eucaristía en la Última Cena. Prosigue trasladándose al huerto de Getsemaní; donde permanece en oración hasta el momento en que soldados y jueces le vienen a prender por la traición de Judas. Se sucederán falsas acusaciones, tormentos y condena a muerte. La suerte de pasos e imágenes tipo que procesionan en A Pobra do Caramiñal recrean plásticamente estos hechos.


ORACIÓN EN EL HUERTO

Sustituye a un paso anterior, citado en 1811

Grupo escultórico en talla policromada

José Rivas

1924

Sta. Mª. A Antiga do Caramiñal

Fuente: Museo Valle-Inclán

EL BESO DE JUDAS

«¿A qué has venido?»

Grupo escultórico en talla policromada

Mateo Larrauri

1922

Santiago da Pobra do Deán

Fuente: Museo Valle-Inclán

CRISTO ATADO A LA COLUMNA

«Cristo da caniña»

Talla policromada

Talleres de escultura de Noia – Compostela

Ca. 1740

Sta. Mª A Antiga do Caramiñal

Fuente: Museo Valle-Inclán

ECCE HOMO

«Jesús Nazareno»

Imagen de bastidor

Taller de escultura de Noia – Compostela

Antes de 1776

Sta. Mª A Antiga do Caramiñal

Fuente: Museo Valle-Inclán

NAZARENO

Sustituye a otra anterior, donada en 1806

Imagen de bastidor

José Rivas

1954

Santiago da Pobra do Deán

Fuente: Museo Valle-Inclán

CONDENA DE JESÚS POR PILATO

«A Sentencia»

Grupo escultórico en talla policromada

Mateo Larrauri

1932

Santiago da Pobra do Deán

Fuente: Museo Valle-Inclán

Cristo de la Miserocordia. Semana Santa 2020

Cristo de la Miserocordia
Cristo da Misericordia

Talla policromada
1890 – 1900 Sta.

Mª A Antiga do Caramiñal
Fonte: Museo Valle-Inclán

Desde un punto de vista global, VIA CRUCIS, expresión del latín que significa camino de la cruz seguido por Jesús, hace referencia a una práctica de la piedad unida al recuerdo y meditación de la Pasión de Cristo. El vía crucis en su forma actual se debe a la influencia de los ejercicios espirituales y predicación de los franciscanos. En el siglo XVIII se difunde la ruta de catorce «estaciones», o paradas señaladas con catorce cruces por caminos, atrios e iglesias, o con representaciones de los «pasos» de la Pasión. Tengamos en cuenta la comunidad de religiosos del convento de Santo Antonio da Pobra, de la orden franciscana; comunidad de frailes asentada en Sta. María do Xobre y A Antiga do Caramiñal, muy activa e influyente misionando entre las feligresías de Barbanza. Suprimido aquel convento debemos, de nuevo a un franciscano y pobrense, fray Hilarión Vaamonde SanMiguel, la promoción de esta tradición piadosa, al publicar dos sermones pronunciados por él en Tierra Santa: «Solemne Via-Crucis predicado en la Vía Dolorosa de Jerusalén a los peregrinos españoles el 28 de marzo de 1909» y «Sermón de las Siete Palabras predicado en la basílica del Santo Sepulcro a los peregrinos españoles el 28 de marzo de 1909».

Fonte: Museo Valle-Inclán

CRISTO DE LA PACIENCIA. SEMANA SANTA 2020

CRISTO DE LA PACIENCIA
Labra originalmente policromada

Antonio de Arauxo

1576 (y ss.)

Capilla del Buen Jesús, o «de Alba«

Santiago da Pobra do Deán
Cristo aparece sentado en un bloque de piedra luego de ser azotado. Tan sólo lleva un perizonium y una corona de espinas. Está maniatado; tiene una soga anudada al cuello, las manos atadas por las muñecas, la cuerda cae por las rodillas hasta tocar las piernas. La imagen de Cristo sentado en una roca en el Gólgota el monte del Calvario― esperando su crucifixión no se menciona en los evangelios. Sin embargo, esta iconografía forma parte de las representaciones de la Pasión de Cristo en numerosas esculturas en Flandes, Francia, Portugal y Galicia.Un dato curioso: En el letrero gradabo sobre la imagen se cinceló la identidad «Ecce Homo»,  expresión latina que en castellano significa «este es el hombre» y «he aquí el hombre»; siendo que esta escultura se corresponde con el «CRISTO DE LA PACIENCIA», culto que en el antiguo Reino de Galicia gozaba de una gran popularidad, al igual que en Portugal, país nativo del taller que ejecutó nuestra Capilla del Buen Jesús.

Fonte: Museo Valle-Inclán

Domingo de RAMOS Procesión conmemorativa de la entrada triunfal de Cristo en Jerusalén.

Sta. M. A Antiga do Caramiñal

San Juan Evangelista
Imagen de bastidor.
Ca. 1770
Porta la palma del Paraiso
Viste túnica verde, color que simboliza el renacimiento humano y el renacer espiritual, según dejaría escrito en el Evangelio que se le atribuye.

Santiago da Pobra do Deán

Procesión de la borriquita

Tradición donde participan distintas generaciones del vecindario. Eco de antiguos autos sacramentales y de piezas de teatro catequético de gusto popular. Niñ@s y adolescentes visten atrezzos de inspiración bíblica. Presididos por un personaje a lomos de un burro que figura a Cristo.

Ramos de oliva y palmas, bendecidos por el celebrante en la misa mayor de la fiesta, colgaban de balcones y se guardaban en las casas como amuleto protector de personas, animales y bienes.

Fonte: Museo Valle-Inclán