Archivo por días: 11 abril, 2020

«OS CALADIÑOS» SEMANA SANTA 2020

PROCESIÓN DEL SILENCIO

«OS CALADIÑOS»

Epílogo al ciclo de la Pasión de Cristo, sepultado al ocaso del día de Viernes Santo y confiados en su promesa de resurrección, esta procesión del silencio y de recogimiento de las personas que participan en ella, figura el dolor y las lamentaciones de María como madre de Jesús.

«Os caladiños» es un acto tradicional como pocos en Galicia, momento emotivo y de oración particular para los fieles que suman su Camino al Camino de la Madre de todas las madres que llora por el Hijo de todos los hijos. Una manifestación pública de penitencia y de esperanza, de ahí el silencio siempre, quizás sólo interrumpido por el compás de un tamboril triste, de ahí la multitud en silencio y portando una vela encendida como fuente de luz y símbolo de vida desde la noche de los Tiempos de la Humanidad. Un culto, el de la Virgen de los Dolores, que ha distinguido a los arzobispos de Santiago de Compostela desde el alba del siglo XVIII, con especial énfasis en el siglo XIX.

Este recogimiento y sobriedad de «Os caladiños» evoca aquellas otras procesiones antiguas que vivieron las generaciones pretéritas, nuestros antepasados, y que discurrían entre el convento franciscano de Santo Antonio da Pobra y la capilla de Ánimas de O Caramiñal. Y aún alguna que proseguía la jornada hasta el priorato de A Mercé. Gentes sencillas, imágenes solas, a la lumbre de hachones de cera, olor a incienso, sin acompañamiento de música si no rumores de rezo, recorriendo juntos paisajes costeros y rúas oscuras de un pueblo y villa rural.

MARÍA, MADRE DE DOLORES
Imagen de bastidor
Anónimo. Escuela compostelana
Ca. 1755
Vestuario de corte isabelino
Sta. Mª A Antiga do Caramiñal
Fuente: Museo Valle-Inclán

CRISTO YACENTE
De la antigua capilla de Ánimas
Talla policromada
Anónimo. Escuela compostelana
Ca. 1752
Sta. Mª A Antiga do Caramiñal
Fuente: Museo Valle-Inclán